La difícil tarea de comunicar.
299
post-template-default,single,single-post,postid-299,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

La difícil tarea de comunicar.

a

La difícil tarea de comunicar.

El hombre no se relaciona de manera inmediata y directa con el mundo o con los demás hombres. Solo a partir de representaciones de cosas, un lenguaje de símbolos propios , formula conceptos y elabora un pensamiento común. Y es a partir de todo aquello que piensa, que es capaz de crear una ‘’CULTURA’’ propia.

No existen aspectos de la vida humana que no estén relacionados con la cultura que ‘’comunicamos’’.Esto despierta en el hombre, la conciencia en el medio social y la cultura en la que está inserta, y en la que se integra según su propio pensamiento.’La mera idea de una cultura compartida por todos, producida de modo que se adapte a todos y elaborada a medida, es un contrasentido monstruoso. La cultura de masas es la ánticultura’’ dice Umberto Eco .Una cultura que aparece invadiéndolo todo, copiando modos, costumbres, vivencias, maneras, y esta masa social se convierte en cultura dominante hegemonizan te. Umberto Eco destaca entre estos a los integrados quienes por su superioridad amplían el campo cultural, y prevalecen los ‘’mejores’’. ‘’La integración es la realidad concreta de aquellos que no disienten’’(Umberto Eco ). Y entre los protagonistas de esta cultura también están los apocalípticos .

El apocalíptico deja entrever entre la comunidad la existencia de los superhombres, aquellos capaces de mantener los valores altísimos, el ‘’todopoderoso’ y no contaminado, con conciencia política, el übermenschen de Gramsci’ .

Este es nuestro gran desafío como comunicadores , aunque ya no es nuevo , incluirnos en este escenario .

El mundo de la comunicación de masas es nuestro mundo ,traspasado por los medios como los diarios, la televisión, la radio las nuevas tecnologías. Hoy son estas las condiciones y nadie está fuera de ellas.

‘’Nadie escapa a estas condiciones, ni siquiera el virtuoso que , indignado por la naturaleza inhumana de este universo de la información, transmite su propia protesta a través de los canales de comunicación de masa, en las columnas del periódico de gran tirada o en las páginas del folleto impreso.”

La cultura nos traspasa y se instala, sin diferencias de status sociales. Las imágenes, los programas nos hacen a todos iguales, nos presentan el mundo a todos a través de la pantalla.

Conviven ambos, manteniendo un’’ grupo de elegidos’’ que son capaces de mantener la ‘’conciencia ética’’, para tener una luz en medio de la oscuridad.

Como comunicador, entiendo necesario asumir esta realidad, para poder interpretarla, y abarcarla. Esto que hoy llamamos ‘’industria cultural’’ con estas palabras tan contradictorias como industria, y cultura debemos analizarla.

Si la expresión cultura de masas es un híbrido impreciso en el que no se sabe que significa cultura ni que se entiende por masa, en esta Industria cultural, también podemos confrontar con dos palabras que no se conectan. O se conectan de manera diferente . El hombre hace la cultura, la moldea la modifica, la asume, la reniega, la re significa. La industria, produce en serie, a repetición, sin detenerse .Este  es el fenómeno al que hoy nos enfrentamos.Pero también esta industria cultural no permite llegar mucho mas lejos

Una cultura de masas, hegemonizante, producida por una ‘’industria cultural ‘con claros objetivos políticos /económicos que nos transforma en robots, sin pensamiento propio, sin pensamiento reflexivo, sobre contenidos, gustos y pertenencia. Ciudadanos del mundo, sin fronteras, sin sabores, sin colores , SIN IDENTIDAD.

Empezar a entender la importancia de pertenecer a un espacio  multicultural, sin perder los rasgos, la cultura propia, nuestro ethos .Solo a partir de profundizar en el concepto de ciudadanía critica, podremos encontrar el camino en el mundo de hoy para ser verdaderos comunicadores sociales.Y fundamentalmente actores sociales

La ciudadanía crítica implica la disposición a la reflexión y el conocimiento en aras de desnaturalizar el orden social instalado en este proceso de globalización, y comprometerse a transformarlo conforme a valores emancipatorios, propios. Aceptando e incorporando el avance de la tecnología

Según Juan Jose Sebrelli, para acomodarse en esta ‘’rabiosa modernidad ‘’ el lenguaje político se aleja de las ideas y los argumentos teóricos, para atrincherarse en la vulgaridad y la demagogia. Y es en este lugar donde el comunicador social tiene una gran responsabilidad , poniendo en practica sus conocimientos sobre ciudadanía critica, para ejercer el derecho de participación y autonomía de cada uno sus receptores’’.Un comunicador tiene que tener la capacidad de procesar la información y el conocimiento para ampliar los espacios de autonomía y participación’’

La comunicación debe ser veraz, pluralista, informada, no coercitiva, dialogante, argumentativa y movilizadora, para ser considerados verdaderos formadores de opinión.